La Dieta Inversa: El Secreto De La Pérdida De Grasa A Largo Plazo.

0
163

En esta oportunidad vas a aprender todo sobre cómo comer más calorías para ayudarte a mantener una buena pérdida de grasa. ¡Sí, lo leíste bien! Aprende a implementar la dieta inversa en tu estilo de vida para ver los resultados sobre la disminución de tu índice corporal! Recientemente, el término “dieta inversa” está empezando a cobrar viento con la mayoría de las personas que supervisan su nutrición.

La dieta inversa es un enfoque para mejorar el metabolismo del cuerpo que luego te permitirá hacer uso de más calorías. Este método es un enfoque sano para restaurar tu propio metabolismo y ayudar a mantener tu peso y evitar el efecto rebote que la mayoría de la gente ve después de completar una dieta. Para comprender plenamente este tema, tenemos que ponernos en los zapatos de alguien tratando de perder peso rápidamente.

La dieta ideal

Pérdida De Peso: La Vieja Manera Del Hacer Dieta

Cuando nos restringimos de las calorías, bien sea con alguna dieta de moda o intentando con el método de pasar hambre, el metabolismo se suprime. Es de conocimiento común que para perder peso tienes que reducir las calorías. Al principio, nos sentimos bien, y en cada pesaje podemos observar que nuestros números de escala están cayendo. Pero después de aproximadamente tres semanas, pareciera que la balanza deja de estar a nuestro favor y no se mueve más.

También te recomendamos que leas . . . Como Aumentar Volumen Siendo Ectomorformo: Requerimientos Nutricionales Incluyendo una Dieta de Ejemplo.

Entonces, ¿qué sucede después? Bueno, por lo general cuando las personas se estancan en la disminución del peso, en seguida se dan cuenta de este problema, por lo que el estancamiento tiende a contrarrestarse con una reducción mas marcada de calorías o la ejecución de más ejercicios. La creencia común es que el hecho de reducir drásticamente la ingesta calórica al mismo tiempo puede aumentar la producción de energía que fomentará posteriormente la pérdida de peso.

Esto funcionará por un corto período, pero finalmente fracasará y a continuación te explicaremos el porqué. Al mirar la escala, tenemos que recordar que nuestros cuerpos están hechos de algo más que grasa corporal. Por lo tanto, cuando se piensa en términos de peso de la escala, el proceso de pensamiento es que cuanto mayor sea la reducción de calorías, más rápido la escala disminuye.

El problema particular aquí es el hecho de que el porcentaje de pérdida de peso procedente de los músculos tiende a aumentar a medida que aumenta la reducción de las calorías. Con una dieta baja en calorías estarás perdiendo la masa corporal total, no sólo la grasa del cuerpo.

Loading...

Tu Cuerpo Es Mucho Más Inteligente Que Tu.

Es bueno entender que la reducción de calorías es una excelente manera de ayudarte en el proceso de pérdida de grasa, pero muchos de nosotros queremos la “solución rápida.” La drástica reducción de calorías establece una respuesta de hambre. El cuerpo lo ve como un estado de “peligro” y se ve al borde de la hambruna, por lo que suprimirá las calorías que se queman en reposo (metabolismo), y se aferraran a la grasa para ser utilizada como su plan B.

Tu metabolismo se adapta a la cantidad de energía con la que alimentas a tu cuerpo, ya que tu objetivo principal es equilibrar la ingesta de energía con la producción. Por lo tanto, al restringir tus calorías y la alimentación de tu cuerpo tendrás  menos energía para quemar y tu metabolismo naturalmente comenzara a ralentizarse (la quema de menos energía).

Cuanto más restrinjas tus calorías, más rápido y mayor será la regulación negativa o el balance energético negativo. Lo que realmente sucede después (después de la supresión) es que dejas de perder grasa antes de lo que te esperas. Así que te desanimaras y el tiempo para alcanzar tu objetivo se ira alargando y volverás a tus viejos hábitos de alimentación.

Durante la siguiente semana o dos verás la escala tomar grandes saltos en la dirección equivocada, y te podrás sentir con toda tu ropa apretada una vez más. ¿Lo que acaba de suceder? ¡Ahora pesaras más de lo que pesabas antes de comenzar la dieta! Esto en realidad no es un método con un buen ritmo, ya que la idea no es perder grasa al costo de perder los músculos, y mucho menos estancar el progreso o de igual forma aumentar peso por el rebote post- hambre. ¿Estamos todos condenados o hay una respuesta a este rebote después de la dieta?

El problema aquí es el hecho de que el porcentaje de pérdida de peso procedente del aumento de la medida de los músculos en relación al aumento consiente de las calorías. Recuerda que con una dieta baja en calorías estarás perdiendo la masa corporal total, no sólo la grasa corporal.

Si haces una dieta correctamente, con paciencia y persistencia, tu ingesta calórica diaria será más de lo que podrías imaginar. La gran cosa sobre el funcionamiento de tu metabolismo para manejar más calorías es que tus impulsos para asimilar los alimentos en particular (aquellos considerados como “malos”) se verán obstaculizados en cómo puedes ser capaz de encajar más de esos alimentos en tu dieta como una recompensa bien merecida.

¿Cómo Es Esto Posible?

Para ponerlo en una perspectiva numérica, piensa en los alimentos que puedes ser capaz de encajar en una dieta que conste de 3500 calorías al día en lugar de 2000 calorías. Divide las 3500 calorías en, digamos, 390 gramos de carbohidratos, 310 gramos de proteína y 78 gramos de grasa. Puede caber una variedad mayor de alimentos en el plan de 3500 calorías en comparación con el plan de 2000 calorías.

También te recomendamos que leas . . . ¿Adelgazar O Ganar Masa Muscular? El Ejercicio Debe Ser Adaptado Para Cada Objetivo.

Si deseas consumir una comida de Burger King que suma un total de 1500 calorías, esto te dejaría con 2000 calorías para comer en tu plan de 3500 calorías en comparación con sólo 500 calorías dejadas para el plan de 2000 calorías. La vida es mucho mejor cuando se come más; Los niveles de energía física aumentan junto con el estado de ánimo y la función mental.

Suma de calorías

Lo sé, ahora mismo estarás diciéndote a ti mismo que puedes comenzar a probar con un par de tortas y algunas galletas de chocolate para comenzar a contabilizar tus macros dado el ejemplo anterior. Esto es cierto, y de vez en cuando no es una mala idea, pero aquí es donde tu toma de decisiones consciente entra en juego y el hecho de que necesitas darte cuenta de que una caloría de calidad puede también marcar diferencias entre todas las calorías.

Trata A Las Calorías Como Si No Todos Son Iguales:

La calidad de las calorías importa, y si es en serio que quieres cambiar tu físico, entonces debes prestar atención a esto. ¡Necesitas entender que ciertas calorías afectan tu cuerpo diferentemente a como otras calorías pueden hacerlo. En realidad, no todas las calorías son lo mismo!

Entonces, ¿qué es una caloría? Una caloría es la medida de energía en la que los nutrientes producen. La fuente principal de energía de nuestro cuerpo es la glucosa en la sangre. Cuando la glucosa en la sangre es alta, almacenará el exceso de glucosa como grasa. Si la glucosa en la sangre es baja, puede volver a usar grasa o proteína para hacer la glucosa para el cuerpo.

Dieta baja en calorías?

El hecho es que los alimentos que elegimos para comer son tan importantes como las calorías que proporcionan. Por ejemplo, podemos tomar fructosa en vez de glucosa. Aquí tenemos dos formas de azúcar (fructuosa y glucosa), y al tomar la misma cantidad de calorías en cada uno, la fructosa se puede relacionar con el estímulo del hambre, aumenta la obesidad y la resistencia a la insulina en comparación con la glucosa (que es utilizada por cada organismo vivo y la célula). La forma en que se metabolizan, es lo que los separa de ser lo mismo!

Aquí vemos la diferencia en el uso del cuerpo de las calorías. El siguiente paso es ver cómo tu ingesta de macronutrientes puede afectar el cuerpo de manera diferente. Un ejemplo rápido es cómo la proteína aumenta tu tasa metabólica y reduce el hambre en comparación con la de las grasas y los carbohidratos.

Por lo tanto, por simplicidad, si se toman en la misma cantidad de calorías de cada macronutriente, (mil calorías de proteínas más mil calorías de carbohidratos más mil calorías de grasa, daría un total de tres mil calorías) la proteína será más beneficiosa! Esto no significa que las grasas y los carbohidratos no son significativos porque también son vitales para apoyar una dieta saludable.

Ahora, si tuvieras que tomar un enfoque extremo y sólo comer todas tus calorías necesarias para el día en carbohidratos (tres mil calorías de carbohidratos), entonces terminaras teniendo una carga de insulina constante y tus reservas de glucógeno se llenarán, lo que dejará el resto de tu ingesta calórica (siendo que es hidratos de carbono) para ser almacenados como grasa para la reserva de energía en el futuro.

Compare este escenario con la descomposición de tu ingesta calórica añadiendo proteínas y grasas. El consumo de proteínas libera glucagón que arrastrará los niveles de insulina. Con ciertas grasas, como los ácidos grasos de cadena media (por ejemplo, el aceite de coco), en realidad estarás vinculado a aumentar el metabolismo y reducir el hambre en comparación con los ácidos grasos de cadena larga.

Así que hay existen muchas diferencias entre las calorías que decides tomar, en cómo tu cuerpo va a utilizar los macronutrientes y los efectos que tienen sobre las hormonas particulares!

El Objetivo Principal:

Así que el objetivo aquí es aliviarte de la “camisa de fuerza mental” conocida como la dieta restringida e implementar un enfoque de dieta reversible más flexible para la dieta inversa que te permitirá disfrutar de los alimentos que desees, así como mantener un porcentaje de grasa corporal magra.

Uno de los principales lujos de la vida es comer, pero no puedes mirar hacia atrás en tu vida cuando comías lo que querías y mantenías la forma y el peso como es característico en la adolescencia y los primeros años de la juventud. Así que aumentar y apoyar tu metabolismo con paciencia y persistencia podrá permitirte encajar en los alimentos que desees disfrutar sin ninguna culpa por hacerlo.

Al añadir calorías a tu reserva energética, debes centrarte en las fuentes de carbohidratos como la principal variable a manipular. Mantén la proteína alta y alrededor de la misma también la cantidad de las grasas en consecuencia semana a semana. Las grasas son cruciales para las hormonas que funcionan correctamente que luego te ayudarán a obtener tus ganancias magras.

Total de calorías

La idea de aumentar la ingesta de carbohidratos suele poner una sonrisa en tus labios, así que con cuidado puedes empezar por allí. Lentamente trabaja hasta la adición de alrededor de cien a 150 calorías (25 a 38 gramos de carbohidratos) por semana permitiendo que tu metabolismo se aclimate. Presta atención a tu cuerpo, utiliza fotos, medidas y peso de escala para evaluar tus ganancias o tus progresos.

Si el aumento es demasiado rápido, a continuación puedes arrastrar dichos aumentos semana a semanas y así sucesivamente hasta que tu cuerpo se vaya acostumbrando a este cambio. Este enfoque es para poder maximizar las ganancias de músculo magro y minimizar el almacenamiento de grasa.

También te recomendamos que leas . . . Una sencilla forma de calcular las calorías para que sepas cuantas necesitas según tus características.

Loading...
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here