5 Maneras De Como El Alcohol Impide La Pérdida De Grasa.

0
66

Muchas personas disfrutan de la influencia sedante del alcohol y la usan como parte de las tradiciones de nuestra sociedad. Aquí he reunido detalles sobre el alcohol y explicaré las principales preocupaciones, cómo se procesa y lo que contienen a favor o en contra de la perdida de la grasa. El uso del alcohol, como una parte bien establecida de la cultura humana, es algo que se ha vuelto casi tan aceptable como comer y respirar.

Sin embargo, los alcoholes bien documentados tienen efectos deletéreos, un rendimiento disminuido, causan un deterioro mental, posible adicción, diabetes y enfermedad hepática en diversos grados en ciertos individuos, estas características podrían ser vistas como una buena razón para alejarse de él. Dicho esto, muchas personas disfrutan de su influencia sedante y desempeña un papel vital en muchas de las tradiciones y prácticas de la sociedad.

Un efecto del alcohol, que no se discute ampliamente, es el impacto que tiene en la composición corporal. En su forma más pura, el alcohol etílico suministra siete calorías por gramo y energía, golpeando hacia arriba el balance energético total cuando se consume. A diferencia de los macronutrientes como los carbohidratos, las proteínas y las grasas, los suministros de alcohol contienen a menudo calorías vacías que son las calorías sin nutrición.

El Alcohol y la grasa

Para empeorar las cosas, el alcohol es el primer combustible que se utiliza cuando se combina con carbohidratos, grasas y proteínas, posponiendo el proceso de quema de grasa y contribuyendo a un mayor almacenamiento de grasa.

Alcoholes Que Afectan En El Almacenamiento De La Grasa.

“Aquí está el problema con todas las bebidas alcohólicas, y la razón por la que recomiendo abstenerse del consumo de alcohol en la dieta. El alcohol, siempre que se ingiere, es el primer combustible para quemar. Mientras eso sucede, tu cuerpo no quema la grasa. Se detiene la pérdida de peso o simplemente se pospone, ya que el alcohol no se almacena como glucógeno, y de inmediato vuelve a la cetosis o lipólisis después de que el alcohol se agota.

Si te gusta beber alcohol, el vino es una opción aceptable, si el vino no se adapta a tu gusto, otra opción puede ser también el licor como el whisky, centeno, vodka y ginebra, siempre y cuando sea sin azúcar; esto significa que no debe adicionársele jugos endulzados o soda. Cualquier forma de alcohol puede significar un problema para aquellos que quieren perder grasa no deseada.

Las Principales Preocupaciones Son Las Siguientes:

  1. Los Suministros De Alcohol Tienen Casi Dos Veces Más Calorías Que Las Proteínas Y Los Carbohidratos.

Con siete calorías por gramo, el alcohol suministra casi el doble de proteína y carbohidratos. De hecho, el alcohol tiene sólo dos calorías menos que la grasa, que tiene nueve por gramo. También debe recordarse que las calorías en el alcohol carecen de los nutrientes beneficiosos para un metabolismo saludable y por lo tanto aceleran el almacenamiento de la grasa.

Loading...

También te recomendamos que leas . . . 5 Recetas De Jugos Para Desintoxicar Los Intestinos De Un Culturista.

Las calorías que se encuentran en la bebida alcohólica promedio son bastante concentradas en comparación con muchos alimentos, y esto realmente hace que involuntariamente se consuman muchas más calorías. El alcohol, muchas veces es bastante engañoso pues pasa al sistema circulatorio de una forma muy rápida. Las bebidas alcohólicas también contienen calorías de otras fuentes, que se suman a la ingesta calórica general. Algunos cócteles, por ejemplo, contienen grasas.

Tanto el vino como la cerveza tienen un alto contenido en carbohidratos. Aunque los efectos en el cuerpo de estos diversos tipos de calorías son diferentes, los hidratos de carbono liberan la insulina, que puede acelerar el almacenamiento de la grasa, mientras que las grasas se almacenan directamente en las células de grasa, el resultado general se añade a la grasa corporal.

Un ejemplo de cuántas calorías se pueden consumir fácilmente se puede ver con un pequeño vaso de vino: un vaso de vino de cinco onzas puede contener típicamente 110 calorías, 91 de las cuales provienen del propio alcohol (13 gramos), con los cinco gramos restantes que provienen de los carbohidratos.

  1. El Alcohol no permite que se piense en las consecuencias de su consumo.

Es probable que al beber, las personas no piensen o no se detengan para pensar y considerar el impacto que el alcohol está teniendo en sus cuerpos. El resultado de este pensamiento tan relajado podría significar más calorías consumidas y ganancias adicionales de grasa corporal. Aquellos que beben también pueden comer más de los tipos equivocados de comida, sin pensar en las consecuencias.

El alcohol tiende a tener un efecto estimulante del apetito, ya que proporciona poco en el camino de la nutrición, dejando un antojo de otros alimentos en el momento del consumo. También se ha demostrado que el alcohol afecta a la motivación, por lo que una dieta saludable es más difícil de mantener mientras se frecuenta el consumo del alcohol.

  1. El Alcohol Puede Dañar El Estómago, Los Riñones Y El Hígado.

El alcohol es un sub producto de la digestión de la levadura el cual puede tener un efecto bastante irritante en el revestimiento del estómago y de una forma gradual puede ir debilitando los riñones y el hígado, lo que conlleva a su vez a graves problemas de salud, inclusive estas consecuencias puede llevar a una persona a la muerte en ciertos casos. Cualquier debilitamiento del estómago disminuirá la tasa y la eficiencia en la que los alimentos se digieren, lo que en última instancia, interfiere con un metabolismo saludable y el proceso de pérdida de peso.

El hígado, que procesa las toxinas y descompone las grasas para servir como un combustible, es crucial cuando se trata de mantener una composición corporal saludable. El alcohol es más destructivo durante el proceso de desintoxicación del hígado.

  1. El Alcohol Reduce Los Niveles Normales De Testosterona.

La testosterona, que tiene un poderoso efecto sobre la pérdida de la grasa, se reduce cada vez que se consume alcohol, deteniendo así todo su potencial como quemador de grasa. Además, la testosterona como una hormona anabólica, contribuye a las ganancias en la masa muscular magra. La disminución de la testosterona significa menos ganancias musculares, y menos músculo significa una tasa metabólica baja.

También te recomendamos que leas . . . Como influye el alcohol en tu rutina para Aumentar Masa Muscular.

Una tasa metabólica más baja hará que el trabajo de perder grasa sea aún más difícil. Aquellas personas con una tasa metabólica más alta quemarán más calorías en un estado de reposo. Al interferir con la producción de testosterona, el alcohol indirectamente hace que el cuerpo baje tu tasa metabólica (y, por lo tanto, la velocidad a la que utiliza la energía) y por ende, no es posible que la testosterona ejerza sus poderosos efectos de quema de grasa.

  1. El Alcohol Aumenta El Apetito.

El alcohol puede aumentar el apetito, haciendo que la combinación de alcohol y una comida cualquiera, engorde mucho peor. Un estudio canadiense demostró que el alcohol consumido antes de una comida aumentaba la ingesta calórica en una medida mucho mayor que una bebida con carbohidratos. Además, investigadores de la Universidad Real de Veterinaria y Agrícola de Dinamarca mostraron que si un grupo de hombres recibían una comida y se les permitía comer tanto como quisieran, el alcohol, en lugar de un refresco, aumentaría la cantidad de comida consumida.

Alcohol contra la perdida de grasa

¿Cómo Se Procesa El Alcohol En El Cuerpo?

Para obtener una comprensión del por qué el alcohol nos afecta de la manera que lo hace, es importante saber cómo se procesa en el cuerpo. Después de consumir la primera bebida alcohólica, el 25 por ciento de este alcohol se absorberá directamente del estómago al torrente sanguíneo, y el resto se absorberá a través del intestino delgado.

El alcohol es absorbido generalmente bastante rápido, pero su absorción se puede acelerar dependiendo de varios factores:

  • La cantidad de alimento en el estómago (un estómago más lleno disminuye la velocidad de absorción).
  • Si la bebida es carbonatada (el champán se absorbe más rápidamente que las bebidas no espumosas).
  • Concentración de alcohol de la bebida (las bebidas alcohólicas más altas se absorben más rápido).

Alrededor del 98 por ciento del alcohol que se consume se procesa en el hígado, y el otro dos al diez por ciento se expulsa a través de la orina, la respiración o el sudor. La cantidad de alcohol en una bebida estándar tomará alrededor de diez horas para que la persona promedio lo procese, lo que significa que cuanto más se consume en cualquier punto, mayor será el aumento del contenido de alcohol en la sangre. Cuando el hígado procesa alcohol, lo hace de una de las dos maneras.

En su mayor parte, el alcohol se descompone por la enzima alcohol deshidrogenasa (ADH, que se encuentra en las células del hígado). ADH luego metaboliza el alcohol en acetaldehído. El acetaldehído se descompone en acetato por otra enzima, la aldehído deshidrogenasa. En la etapa final, el acetato se metaboliza más a donde finalmente sale del cuerpo como productos de desecho de dióxido de carbono y agua.

La otra manera de procesar el alcohol es una alternativa menos común, que utiliza un conjunto diferente de enzimas hepáticas. Este camino alternativo, llamado el sistema de oxidación de etanol de microsomas, se utiliza cuando la sangre tiene niveles muy altos de alcohol.

También te recomendamos que leas . . . Razones por las que el alcohol está aniquilando tus ganancias musculares.

Loading...
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here