¿Cómo Crecen Los Músculos? Aprende Como Se Expanden Las Fibras Musculares

0
2670

Los entrenadores personales y los profesionales de la aptitud a menudo pasan innumerables horas leyendo artículos e investigando sobre los nuevos programas de entrenamiento e ideas de ejercicio para desarrollar la aptitud muscular. Sin embargo, en gran parte debido a su complejidad fisiológica, pocos profesionales de la aptitud están tan bien informados en cómo los músculos se adaptan realmente y crecen a las demandas cada vez mayores de la sobrecarga del ejercicio.

De hecho, el músculo esquelético es el tejido más adaptable en el cuerpo humano y la hipertrofia muscular (aumento de tamaño) es un tema muy investigado, pero todavía se considera un área fértil de la investigación. Esta columna proporcionará una breve actualización sobre algunos de los intrigantes cambios celulares que ocurren que conducen al crecimiento muscular, conocida como la teoría de la célula satelital de la hipertrofia.

El Traumatismo Al Músculo: Una Activación De Las Células Satelitales

Cuando los músculos se someten a un ejercicio intenso, a partir de una pelea de entrenamiento de resistencia, se origina un trauma a las fibras musculares que se conoce en las investigaciones científicas como lesión muscular o daño. Esta disrupción de los organelos de células musculares activa las células satelitales que se encuentran en el exterior de las fibras musculares entre la lámina basal y la membrana plasmática de las fibras musculares para proliferar hasta el sitio de la lesión (Charge y Rudnicki 2004).

En esencia, un esfuerzo biológico para reparar o re- emplazar las fibras musculares dañadas comienza con las células de los satélites que se fusionan entre sí con las fibras de los músculos, conduciendo a menudo a un aumento en el área transversal de la fibra muscular o a la hipertrofia. Las células satélites tienen sólo un núcleo y pueden replicarse dividiéndose.

Desarrollo de los músculos

A medida que las células satélites se multiplican, algunas permanecen como organelas en la fibra muscular donde, como la mayoría se diferencian (las células del proceso se convierten en células normales) y se fusionan con las fibras musculares para formar nuevos soportes de proteínas musculares o miofibrillas y/ fibras dañadas. Así, las miofibrillas de las células musculares aumentarán en espesor y número.

Después de la fusión con la fibra muscular, algunas células satélites sirven como una fuente de nuevos núcleos para complementar la creciente fibra muscular. Con estos núcleos adicionales, la fibra muscular puede sintetizar más proteínas y crear más miofilamentos contráctiles, conocidos como actina y miosina, en las células del músculo esquelético.

También te recomendamos que leas . . . Consumo de suplementos para crecimiento muscular: Qué tomar y cuando.

Loading...

Es interesante observar que un alto número de células satélites se encuentran asociadas a fibras musculares de contracción lenta en comparación con las fibras musculares de contracción rápida dentro del mismo músculo, ya que regularmente pasan por la reparación de mantenimiento celular de las actividades diarias.

Los Factores De Crecimiento.

Los factores de crecimiento son las hormonas o compuestos similares a las hormonas que estimulan las células satélites para producir las ganancias en el tamaño de la fibra muscular. Estos factores de crecimiento han demostrado afectar el crecimiento muscular mediante la regulación de la actividad de las células satelitales. El factor de crecimiento de los hepatocitos (HGF) es un regulador clave de la actividad de las células satelitales.

Se ha demostrado que es el factor activo en el músculo dañado y también puede ser responsable de causar que las células satélites migren al área muscular dañada (Charge y Rudnicki 2004). El factor de crecimiento de los fibroblastos (FGF) es otro importante factor de crecimiento en la reparación muscular después del ejercicio. El papel del FGF puede estar en el proceso de revascularización (formación de nuevos capilares sanguíneos) durante la regeneración muscular (Charge y Rudnicki 2004).

  • La Insulina.

Una gran cantidad de investigación se ha centrado en el papel de la insulina como el factor de crecimiento I y II (IGF) en el crecimiento muscular. Los IGF juegan un papel primordial en la regulación de la cantidad de crecimiento de masa muscular, promoviendo cambios que se producen en el ADN para la síntesis de proteínas y promoviendo la reparación de células musculares.

La insulina también estimula el crecimiento muscular mejorando la síntesis de proteínas y facilitando la entrada de glucosa en las células. Las células satélites utilizan la glucosa como substrato de combustible, permitiendo así las actividades de crecimiento celular. Y, la glucosa también se utiliza para las necesidades de energía intramuscular.

  • La Hormona De Crecimiento.

La hormona del crecimiento también es altamente reconocida por su papel en el crecimiento muscular. El ejercicio de resistencia estimula la liberación de la hormona del crecimiento de la glándula pituitaria anterior, con niveles liberados que son muy dependientes de la intensidad del ejercicio. La hormona del crecimiento ayuda a desencadenar el metabolismo de la grasa para el uso de energía en el proceso de crecimiento muscular. Además, la hormona del crecimiento estimula la captación e incorporación de aminoácidos en la proteína del músculo esquelético.

Hormona de crecimiento

  • La Testosterona.

Por último, la testosterona también afecta a la hipertrofia muscular. Esta hormona puede estimular las respuestas de la hormona del crecimiento en la pituitaria, lo que mejora la absorción de aminoácidos celulares y la síntesis de proteínas en el músculo esquelético. Además, la testosterona puede aumentar la presencia de los neuro- transmisores en el sitio de las fibras, que puede ayudar a activar el crecimiento del tejido.

Como una hormona esteroide, la testosterona puede interactuar con los receptores nucleares en el ADN, dando como resultado la síntesis de proteínas. La testosterona también puede tener algún tipo de efecto regulador sobre las células satélites.

El Crecimiento Muscular: La Imagen Más Grande

La discusión previa muestra claramente que el crecimiento muscular es un complejo proceso de células de biología molecular que implica la interacción de numerosos organelos celulares y factores de crecimiento, que se producen como resultado del ejercicio de resistencia.

Sin embargo, para la educación de los lectores, algunas aplicaciones importantes necesitan ser resumidas. El crecimiento muscular se produce cuando la tasa de síntesis de proteínas musculares es mayor que la tasa de descomposición de proteínas musculares. Ambos, la síntesis y la descomposición de las proteínas son controlados por mecanismos celulares complementarios.

El ejercicio de resistencia puede estimular profundamente la hipertrofia de las células musculares y la ganancia resultante en la fuerza. Sin embargo, el curso del tiempo para esta hipertrofia es relativamente lento, tomando generalmente varias semanas o meses para ser aparente (Rasmussen y Phillips, 2003).

Curiosamente, una sola sesión de ejercicio estimula la síntesis de proteínas dentro de dos a cuatro horas después del entrenamiento que puede permanecer elevado durante un máximo de 24 horas (Rasmussen y Phillips, 2003). La mayoría de los estudios han podido demostrar que los hombres y las mujeres pueden responder a un estímulo de entrenamiento de resistencia de una forma muy similar.

Sin embargo, debido a las diferencias de género en el tamaño del cuerpo, la composición corporal y los niveles hormonales, el género tendrá un efecto variable sobre la extensión de la hipertrofia que se puede alcanzar. Además, se producirán mayores cambios en la masa muscular en individuos con más masa muscular al inicio de un programa de entrenamiento.

El Envejecimiento.

El envejecimiento también media los cambios celulares en el músculo disminuyendo la masa muscular real. Esta pérdida de masa muscular se conoce como sarcopenia. Afortunadamente, los efectos perjudiciales del envejecimiento en el músculo se han demostrado ser restringido o incluso invertido con el ejercicio de resistencia regular.

Es importante destacar que el ejercicio de resistencia también mejora el arnés de tejido conectivo que rodea al músculo, por lo que es más beneficioso para la prevención de lesiones y en la terapia de rehabilitación física.

La herencia diferencia el porcentaje y la cantidad de los dos tipos de fibra marcadamente diferentes. En humanos, las fibras de tipo cardiovascular se han denominado en diferentes ocasiones fibras rojas, tónicas, de Tipo I, de contracción lenta (ST) o de oxigenación lenta (SO). Por el contrario, las fibras de tipo anaerobio se han denominado fibras blancas, fásicas, de tipo II, de contracción rápida (FT) o de glicolítica rápida (FG).

También te recomendamos que leas . . . 5+5 Factores Que Estimulan y Afectan El Crecimiento Muscular.

Otra sub- división de las fibras de Tipo II es las fibras II- a (rápido- oxidativo- glicolítico) e II- b (rápido- glicolítico). Es digno de mencionar que el sóleo, un músculo implicado en la postura de pie y la marcha, contiene generalmente de 25 a cuarenta por ciento más fibras de Tipo I, mientras que el tríceps tiene de diez a treinta por ciento más fibras de Tipo II que los otros músculos del brazo (Foss y Ketyian, 1998).

Las proporciones y los tipos de fibras musculares varían mucho entre los adultos. Se sugiere que los nuevos y populares modelos de periodización del entrenamiento del ejercicio, que incluyen fases de entrenamiento de leve, moderada y alta intensidad, sobrecargan satisfactoriamente los diferentes tipos de fibras musculares del cuerpo, mientras que proporcionan suficiente descanso para que se produzca la síntesis de proteínas.

La Hipertrofia Muscular.

El entrenamiento de la resistencia conduce al trauma o a la herida de las proteínas celulares en músculo. Esto hace que los mensajes de señalización celular activen las células satélites para comenzar una cascada de eventos que llevan a la reparación y al crecimiento muscular. Varios factores de crecimiento están involucrados que regulan los mecanismos de cambio en el número de proteínas y el tamaño dentro del músculo.

Hipertrofia muscular

La adaptación del músculo al estrés por sobrecarga del ejercicio de resistencia comienza inmediatamente después de haber realizado cada ejercicio, pero a menudo toma semanas o meses para que se manifieste físicamente. El tejido más adaptable en el cuerpo humano es el músculo esquelético, y es notablemente remodelado después de programas de entrenamiento continuo, y cuidadosamente diseñados, de ejercicios de resistencia.

¿Cómo Se Expanden Las Fibras Musculares?

Las fibras de los músculos crecen aumentando la cantidad de miofibras, es decir, el músculo incrementa su tamaño añadiendo proteína. Por otro lado, la tensión muscular es considerada como uno de los factores más importantes para incrementar la tasa de desarrollo de la proteína de los músculos.

La tensión muscular precipita el movimiento de los aminoácidos hacia el músculo. Habrá una mayor síntesis de proteína mientras sea más rápido éste. En otras palabras, el óptimo crecimiento de los músculos dependerá del transporte de aminoácidos hacia las células. Cualquier programa de entrenamiento que este diseñado para estimular el crecimiento de los músculos debe intentar potenciar la intensidad y la duración de la tensión muscular.

Otro tipo de hormonas producen una disgregación de la proteína. Las hormonas más importantes son los corticosteroides, que son producidos por las glándulas adrenales. Estas hormonas, como por ejemplo el cortisol, se producen cuando el cuerpo está en un momento de estrés, y se aumentan después de un entrenamiento duro o también en los períodos de sobre- entrenamiento.

Cuando se está sobre- entrenado, los niveles sanguíneos de dicha hormonas aumentan y decae el nivel de la testosterona. A partir de allí se entra en un estado catabólico; es decir, los progresos en tamaño muscular se hacen imposibles.

Concentración De Los Aminoácidos Y El Estado Nutritivo.

El transporte ideal de aminoácidos requiere de una concentración apropiada de aminoácidos en la sangre y en los músculos. Habitualmente, éste no es un problema ya que muchos atletas consumen bastante proteína en sus dietas con el fin de alimentar sus músculos con la cantidad de aminoácidos ideal.

No obstante, durante los momentos del entrenamiento pesado, la concentración de aminoácidos podría ser inadecuada. El consumo energético también es importante ya que si no se toma suficientes calorías, el cuerpo arruinará sus proteínas estructurales para la energía.

Los Ciclos Anabólicos Y Catabólicos.

Un entrenamiento no origina ganancias continuas en el tamaño de los músculos. El volumen aumenta de vez en cuando, después se detiene y otras veces disminuye. Dentro de las razones tenemos el cambio proteico o la formación y disgregación constante de la proteína.

Si se proporciona al músculo el entorno ideal, como la tensión muscular correcta en medio del entrenamiento y la concentración idónea de las hormonas anabólicas y los aminoácidos, los músculos tenderán a crecer. De esta manera se estará en una fase anabólica o de crecimiento.

Si estas consideraciones de entrenamiento y las normas nutritivas no son las óptimas, lo más probable es que se reduzcan los progresos o inclusive comiences a perder volumen muscular.

También te recomendamos que leas . . . LEUCINA SUPLEMENTARIA: Como Actúa Sobre El Crecimiento Muscular.

Loading...
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here