Deja De Culpar A Tu “Techo Genético” Como El Saboteador De Tus Metas

Si crees que la clave del éxito de Arnold Schwarzenegger en el culturismo fue la genética, estás equivocado. Muy mal. Deja de preocuparte por tus genes y concéntrate en maximizar tu potencial! Absolutamente todas las perdonas tenemos 23 pares de cromosomas que nos identifican como seres humanos, y dentro de esos cromosomas también existen pequeñas variaciones que hacen que cada persona sea única.

Pero, ¿estos diferentes códigos cromosómicos que nos hacen individuos diferentes también determinan o limitan nuestra capacidad física? Así es como muchos ven su potencial y es una forma errada de hacerlo. Creo que el factor limitante para el éxito en el desarrollo de un físico es la dedicación y la disciplina.

Arnold Schwarzenegger en su pico del éxito fue ampliamente reconocido como el pináculo del logro humano para la destreza física y muscular. Seguramente, los ganadores subsecuentes del Sr. Olympia y otros campeones del culturismo pudieron lograr un buen nivel de masa muscular, pero el roble siguió siendo el estándar de oro para lo que muchos de nosotros aspiramos llegar.

La genética y sus mitos

Algunas personas atribuyen el éxito de Arnold a su genética, pero no estoy tan de acuerdo con tal afirmación. Probablemente había docenas o cientos de chicos jóvenes que tenían el mismo potencial que Arnold, pero nunca se aprovecharon de los dones dados por Dios. No puedes tener la genética para verte exactamente como Arnold, pero eso no significa que no puedas cumplir con tu propio potencial.

Domina Todas Las Variables Que Puedas Controlar Para Promover Tu Éxito.

Planea tu entrenamiento y dieta con una precisión predeterminada. Debes de establecerte como prioridad jamás faltar a una de tus raciones de alimentos y mucho menos llegar a omitir un entrenamiento.

En resumen, debes esforzarte por dominar todas las variables que puedas controlar para promover tu éxito, lo que dejara sólo algunas variables que no pueden estar a tu alcance, como por ejemplo, la genética. No importa lo difícil que levantes, tu estructura genética (incluyendo tu respuesta al entrenamiento de resistencia progresiva) se determinó antes de que nacieras, como si se tratara de una lotería pre- natal.

También te recomendamos que leas . . . ¡Músculos Estabilizadores! Los Héroes No Reconocidos Detrás Del Telón.

Esto explica en parte por qué algunos nuevos levantadores pueden ganar treinta libras en un año, y virtualmente todo el músculo, mientras que otros luchan para agregar masa muscular que muchos en su historia entera de levantamiento.

Es posible que hayas tratado de emular el entrenamiento de Arnold y su régimen de dieta, con la esperanza de lograr los mismos resultados que alcanzó con su físico, pero la mayoría de nosotros nos quedamos cortos. De hecho, si estás mirando los pectorales y el bíceps de Arnold, creyendo que puedes esculpir el tuyo de la misma forma, mirando como el tuyo sigue su misma rutina, entonces déjame decirte que estás dirigiéndote por el camino incorrecto o el menos indicado.

La clave para el éxito de Arnold fue su impulso y capacidad de centrarse en lo que podía controlar para maximizar sus posibilidades de éxito. Esto es aún más evidente en sus cambios de carrera después de su éxito en el culturismo. Nadie creía que Arnold Schwarzenegger se convertiría en una de las estrellas de taquilla más grandes de Hollywood.

Hablaba con un acento divertido y tenía un alcance limitado como actor. Su genética sólo le ayudó a aterrizar papeles como bárbaros y terminadores. Sin embargo, logró utilizar sus habilidades físicas como un trampolín para una carrera de actuación más exitosa de lo que nadie había predicho.

La estrella del culturismo

Nadie atribuye el éxito político de Arnold a la genética. Fue considerado improbable, quizás imposible. Sin embargo, logró ser elegido como gobernador del estado más poblado de América. Estos éxitos adicionales logrados por Arnold Schwarzenegger no fueron codificados en su ADN. Y no provienen naturalmente de sus éxitos físicos anteriores. Claramente, Arnold tenía algo además de la genética que lo llevó al pináculo del éxito en tres campos dispares.

Excede Tus Limitaciones. Tu Éxito Será Tu Tenacidad Y Disciplina.

Arnold demostró que podía tener éxito en múltiples campos. Entonces, ¿por qué no puedes tener al menos uno? El elemento crucial del éxito no es la genética: es la tenacidad y la disciplina. Centrarse en la genética es una distracción de lo que se puede lograr, además de tu codificación de origen natural. Es imposible poder controlar tu techo genético, así que ¿por qué preocuparte por tu genética?

Lo que sí es una realidad, es que tu si tienes control total sobre la cantidad de esfuerzo y disciplina que apliques a tu éxito. La clave es cavar en buen terreno e ignorar a los opositores, y trabajar para lograr lo que puedas con tu físico o cualquier otro aspecto de la vida.

En otras palabras, la idea de que la genética es una limitación no es más que una distracción, o peor, una forma de sabotaje personal. Prestando tanta atención a tu genética, te da permiso para relajar tu nutrición o tus regímenes de entrenamiento. Te da permiso para aceptar los fracasos en cualquier otro aspecto de tu vida y te da permiso para aceptar resultados mediocres.

La mejor lección de Arnold suena fuerte y claro, pero se basaba fundamentalmente en que sean cuales sean tus metas, debes cavar, creer y aplicar cada minuto de cada día para tener éxito en lo que te esfuerces en hacer.

También te recomendamos que leas . . . ¡El Poder De La Glutamina! Una Magia Para Los Nuevos Músculos.

¿Los Afortunados De La Genética Tienen Campo Ganado Sobre Los No Tan Bendecidos?

La capacidad de cambiar una figura no solamente depende del somatotipo. Las personas que con facilidad aumentan su masa muscular, en realidad tienen altos niveles de testosterona, los niveles de cortisol bajos y alta sensibilidad a la insulina y a las proteínas en sus músculos esqueléticos.

También puede interesarte

Un nivel bajo de cortisol puede permitir que el entrenamiento sea por más tiempo, de una forma más efectiva y con una recuperación más rápida después del entrenamiento; la sensibilidad que tienen los tejidos a la insulina también influye en el aumento de la masa de los músculos, de esto último depende claramente si aumentarás tejido muscular o tejido graso.

Afortunados de la genetica

Los Diferentes Somatotipos Y Su Potencial Genético.

Constantes investigaciones muestran que el metabolismo de las personas con el mismo somatotipo puede diferenciarse sólo en un siete a 18 por ciento. Lo importante es cómo se utiliza la energía del organismo, qué tejidos absorbe las calorías (el tejido graso o el tejido muscular), en los cuales la sensibilidad a la insulina de los tejidos juega un papel muy importante.

En otras palabras, se puede decir que el organismo de los afortunados no gasta más energía, así como muchos piensan. Un organismo convierte de una forma más efectiva las calorías en masa muscular, mientras que en la mayoría de las personas, dichas calorías van a la acumulación de grasa.

¿Cuál Es El Tiempo Necesario Para Crear Volumen En Una Persona Promedio?

Fuera de una genética mala o buena, una persona promedio puede aumentar 0,23 kg su masa muscular por semana (esto es aproximadamente un kg al mes) y asimismo puede perder (con dieta) de 0,4 a 0,75 kg a la semana: si la báscula muestra que has perdido aún más peso, entonces significa que puedes estar quemando los músculos y no la grasa.

Por estadística, por cada tres kg de grasa quemada, pierdes un kg de músculo; sin embargo, los afortunados considerados con buena genética, prácticamente no pierden masa muscular, ya que su metabolismo no se hace más lento al adelgazar, el organismo utiliza la grasa como su mejor fuente de energía, lo cual conserva los músculos intactos.

Dicho esto, no quiere decir que los considerados como no afortunados tengan el camino pedregoso e imposible de lograr, más bien al contrario, estas personas desarrollan mejores resultados debido a la determinación que tienen que forjar para llegar al éxito.

La Genética En El Desarrollo Muscular No Es El Único Factor Importante.

Seguro que te ha pasado que tienes un compañero de entrenamiento que aumenta su volumen muscular mucho más rápido que otros haciendo los mismos ejercicios e inclusive menos. Esto muchas veces causa un impacto en los menos bendecidos y parece injusto que la naturaleza tenga preferencias con las dotes físicas.

Muchos consideran que lo que determina el volumen de los músculos es sencillamente la genética y también el tipo de fibras musculares que se tenga. Pero para los menos favorecidos también existen opciones, donde las principales están determinadas por una buena suplementación, la cantidad de ejercicios, el peso que se levante en un entrenamiento y un buen manejo del descanso.

Los músculos están formados por diferentes fibras, que son las que se desarrollan y logran dotar a cada persona de un volumen característico. Particularmente, en cada persona esta cantidad de fibras y su concentración es distinta, por lo que el crecimiento de los músculos dependerá de eso precisamente. Pero hay muchas maneras de lograr esa proporción de fibras, y no es precisamente por la genética.

Crecimiento De Las Fibras Musculares Por Medio Del Entrenamiento.

La mayoría nos hemos sometido a innumerables sesiones de entrenamiento en alguna ocasión, intentando incrementar a ritmos forzados la masa muscular y siempre buscando un parecido con algún compañero que se considere más fuerte que nosotros. Muchos de los casos, este parecido no ha sido posible conseguirlo, lo que a muchos ha hecho abandonar los entrenamientos y han terminado tirando la toalla.

En realidad, esto es más común de lo que pensamos, sin embargo, es algo a lo que no se debe prestar atención, debido a que el desarrollo muscular no siempre está enteramente determinado por la genética. El tejido muscular esta formado por miles de fibras que componen el musculo como tal.

Desarrollo de los músculos

Estas fibras se dividen en dos tipos principales, las de contracción lenta, también conocidas como fibras rojas o fibras de tipo I, y las de contracción rápida o también conocidas como las fibras blancas de tipo II, estas dos conforman el tejido muscular, asimismo son las encargadas de que los músculos aumenten su tamaño por medio de los ejercicios.

Específicamente, las fibras que más tienen relación con el aumento del volumen de los músculos son las denominadas como de contracción rápida, debido a que se adaptan de una mejor forma a los impulsos que reciben por medio del ejercicio, por lo tanto, tienen más facilidad para crecer. Por otro lado, la cantidad de fibras blancas que existen están determinadas genéticamente.

La Dedicación Con Pasos Inteligentes Determinan El Éxito Muscular Independientemente De La Genética.

Las personas que tienen un mayor número de dicho tipo de fibras, también tienen más facilidad al momento de aumentar el volumen de sus músculos. Es bueno tener esto muy en cuenta a la hora de obtener una buena hipertrofia, debido a que no todo es la genética, ya que también el ejercicio y el trabajo duro tienen mucho que ver en el desarrollo muscular.

Por tal motivo muchas personas con una buena dedicación y dando pasos inteligentes dejando a un lado el complejo genético, podrán conseguir muy buenos resultados. Pensando en esta razón, no nos debemos desanimar, teniendo las mejores herramientas simplemente debes entrenar a un buen ritmo y notando que realices de una forma correcta todos y cada uno de los ejercicios que te ayuden a tonificar, aumentar y definir adecuadamente los músculos.

También te recomendamos que leas . . . 7 Tácticas Para La Temporada De Carga Para Construir Músculos Y No Grasa.

Loading...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.