Los 8 pecados capitales del entrenamiento

Si no estás obteniendo los resultados que esperas, entonces estás cometiendo uno o dos pecados capitales del entrenamiento:

  • No estás entrenando con el enfoque suficiente en la disciplina.
  • Estás entrenando con una furia ciega que te hace no prestarle atención a lo que tratas de lograr.

En ese artículo destaco 8 errores comunes de entrenamiento que mucha gente hace, también la forma de cómo corregirlos.

Lee mi lista y ve si te sientes culpable con alguno de estos pecados capitales del entrenamiento.

Después haz los ajustes necesarios y comienza a trabajar en ello.

pecados capitales del entrenamiento

Los 8 pecados capitales del entrenamiento

1 – Saltarte los entrenamientos cuando no estás de “ánimo”

Muchos de nosotros no logra las metas que queremos porque permitimos que pequeñas distracciones nos abrumen. Eventualmente, tu día se te escapa de las manos y no tienes tiempo para tu entrenamiento. Para el tiempo que tu agenda se aclare, ya no vas a entrenar porque no estás de ánimo.

Ajuste

¿Cuándo fue la última vez que te saltaste una noche de sueño por que no estabas de “ánimo” para eso?

Tu entrenamiento debería volverse tan automático como cualquier otro aspecto de tu rutina diaria Nunca deberías poner en consideración si vas a entrenar o no; solo debes ir al gimnasio cuando sea tiempo de entrenar.

Fija la alarma en tu teléfono y mete tu trasero en el gimnasio.

8 pecados capitales del entrenamiento

Recomendado para ti: 5 Errores Que Se Cometen En Una Sesion de Entrenamiento

2 – Ir al gimnasio sin un plan a corto o largo plazo

Meterse en el gimnasio es la mitad de la batalla, nunca vas a ganar la guerra si no tienes un buen plan para el día – o para los próximos meses.

Primero, es crucial que identifiques una meta particular que quieras lograr para el próximo año.

Después deberías dividir eso en dos ciclos de ocho semanas cada uno. Puedes ajustar esos ciclos dependiendo de tus logros durante cada fase de ocho semanas.

Es crucial tener una meta a largo plazo (alrededor de 6 meses) y una de medio plazo (alrededor de 8 semanas).

Ajuste

Una vez que tengas una meta a medio y largo plazo, necesitas un plan diario. Escribe cada entrenamiento antes de que vayas al gimnasio.

Puedes hacer esto con varios días de antelación o en las mañanas antes de cada entrenamiento.

Te aconsejo que escribas tu entrenamiento en tu teléfono y te lo lleves contigo al gimnasio. Para que puedas guiarte cuando estés entrenando

¡Pero no te distraigas con el teléfono!

Los 8 pecados capitales del entrenamiento

3 – Obsesionarte con la fuerza y no variar los entrenamientos

Este es uno de los pecados del entrenamiento más comunes entre los hombres. Volverte más fuerte requiere que periódicamente desafíes y estimules tus músculos de diferentes maneras; no puedes simplemente realizar los mismos ejercicios en el mismo orden cada vez que vayas al gimnasio.

Esto quizás funcione durante unas cuantas semanas, pero tarde o temprano va a fallarte.

Ajuste

Cada protocolo de entrenamiento de fuerza se apoya en repeticiones cíclicas, pesas, ejercicios y volumen para permitirte incrementar la fuerza general.

Encuentra un protocolo para desarrollar fuerza diseñado por un atleta profesional o coach de entrenamiento de fuerza, y síguelo al pie de la letra.

Recuerda respetar el tiempo de recuperación.

pecados capitales del entrenamiento, no los hagas

Recomendado para ti: Principios de entrenamiento de Conor McGregor

4 – Dejar que un mal entrenamiento descarrille tu meta a largo plazo

Así que hiciste cuatro repeticiones con un peso particular en tu último entrenamiento. Hoy, esperas hacer cinco para el mismo ejercicio, pero solo logras hacer tres y tus músculos se rinden. Tu mentalidad cambia inmediatamente; consideras que el entrenamiento fue un fracaso. Esto te pone con un humor de perros, con el respeto de los perros, y te vas a tu casa antes de terminar el resto del entrenamiento que tenías.

Ajuste

Cuando atravieses un set así, ten en cuenta que todo el mundo puede tener un mal día en el gimnasio. En vez de rendirte, realiza ajustes inmediatos en tu entrenamiento. Ponte como objetivo las repeticiones en vez del peso. Busca la forma de hacer que el entrenamiento de hoy funcione.

5 – Usar pesas que no son lo suficientemente pesadas

Esto pasa cuando no comparas tus sets, repeticiones y pesos de entrenamiento en entrenamiento. SI no estás registrando lo que haces, vas a agarrar las mancuernas que te “parezcan” cada vez que quieras. Muchas mujeres también cometen este error porque temen que se van a poner muy musculosas.

Ajuste

Mantén un diario que no solo registre tus ejercicios y sets, sino también el peso y las repeticiones.

Revisa esto cuando estés haciendo tus planes diarios. Puedes incluso anotar esos logros previos en tu plan diario de forma que de que los tengas en cuenta cuando estés entrenando.

Este es uno de esos pecados del entrenamiento que separa al físico culturista experimentado y preparado del amateur.

Los pecados capitales del entrenamiento

Recomendado para ti: 15 errores típicos de un culturista principiante

6 – Tratar tu programa de nutrición con menos seriedad que tu programa de entrenamiento

Esto puede pasar ya sea si estás entrenando para ganar músculo, pérdida de peso o las dos.

Cuando tu dieta es secundaria, a veces lo haces bien en cuanto a los números de calorías y macronutrientes y a veces no.

Pero nunca vas a mejorar tu habilidad de lograr tus metas si tu dieta es pobre.

Ajuste

Pon más esfuerzo en planear tu protocolo de nutrición que en tu entrenamiento ¿Qué? Si, lo leíste bien. Come seis veces al día, pero no entrenes más de dos veces.

Por ende, la nutrición toma un poco más de planeación y preparación.

Asegúrate de que no solo estés alcanzando tus números diarios nutricionalmente hablando, sino que los estés alcanzando comida tras comida, si no, lo siento, estás cometiendo uno de los pecados del entrenamientos, si, la nutrición es parte del entrenamiento.

7 – Parrandear más de lo que entrenas

Si eres de los que parrandea más de lo que entrena no vas a alcanzar tus metas. Si eres un parrandero nato, vas a tener que establecerte ciertos límites para poder alcanzar tus objetivos.

Ajuste

Baja la velocidad del tren de la fiesta.

No caigas en uno de los pecados capitales del entrenamiento. Quédate en casa al menos una noche del fin de semana, y postúlate para ser conductor designado para que no te excedas con la bebida.

Mantén en mente que salir muy seguido afecta tus períodos de descanso, y no vas a poder seguir tu dieta de forma cuidadosa cuando estés de fiesta.

8 – Esperar resultados inmediatos

La motivación es una herramienta importante, pero tener expectativas irreales lleva frecuentemente a entrenar con una intensidad extrema durante una semana o dos.

Pero después tu cuerpo se fatiga, o dejas de ver resultados porque estás sobre entrenando. Y después empiezas a saltarte los entrenamientos.

Ajustes

Deja de estar buscando resultados inmediatos y de aumentar los pesos y rangos de repetición cada segundo. Tu éxito se basará en la forma en la que sigas el plan. Cómete cada comida de tu plan. Realiza cada entrenamiento con enfoque y dedicación.

Esta es la guía avanzada para tener éxito en las metas a corto y a largo plazo.

Estos fueron los 8 pecados capitales del entrenamiento, la guía detallada de las cosas que NO debes hacer y cómo evitarlas.

No te vayas sin leer antes: Errores de Principiante: Overhead press y Deadlift

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.