¿Cómo Afrontar La Navidad Sin Estropear Tus Avances Físicos?

A llegado la navidad, una época del año algo corta pero muy intensa, la cual es un breve periodo de tiempo donde se acumulan muchas fiestas y lo peor es que se frecuentan muchas comidas familiares, cenas de empresas, compartir de comidas con los amigos y en general, banquetes de toda índole.

A la final, si no se tiene un poco de cuidado, es muy fácil encontrarnos con que al terminar dicho periodo navideño terminamos con unos cuantos kilos de más y hemos pisoteado parte de los avances físicos que se habían logrado en el gym con tanta dedicación y esfuerzo a lo largo de todo el año.

Unas merecidas vacaciones se pueden transformar en la peor de tus pesadillas si bajas el listón y dejas de aplicar las estrategias que has ido aplicándonos el resto del año. Por lo general, para estas fechas la desidia nos invade y no nos apetece entrenar, y en realidad pareciera ser una buena excusa para no acercarnos al gym y poder continuar con las rutinas habituales de entrenamientos.

Son muchas las dudas que se nos plantean cuando se acercarse la Navidad, por eso es que en este artículo ofreceremos algunas soluciones que satisfaga el equilibrio entre el tiempo que se dedica al entrenamiento, el tiempo que se dedica al descanso y los excesos que por lo general se cometen en estas fechas.

Navidad de un culturista

Seguir Entrenando Es La Clave

La idea principal es seguir entrenando en las Navidades y transformar lo que suelen ser los días de excesos en oportunidades para continuar ganando músculos. El objetivo fundamental es que al empezar el nuevo año, justo luego de las vacaciones, no te lleves un susto al comprobar que has echado por tierra todo lo que habías ganado en los meses anteriores.

Para comenzar, lo primero que tienes que hacer es mentalizarte, concienciarte de que aunque estés de vacaciones no vas a dejarte por completo, que vas a seguir entrenando aunque sea a un ritmo más moderado. Debes tratar de compaginar el descanso, tus actividades de ocio, tu vida social y las grandes comelonas con algunas sesiones de entrenamiento que puedan compensar parte de los excesos que vayas cometiendo el resto del tiempo.

A la mayoría les gusta utilizar las vacaciones para desconectarse de absolutamente todo, gozar de uno que otro capricho y usar el tiempo libre, del que con normalidad no se dispone, para hacer cosas distintas. Sin embargo, no se puede romper con todo de una forma tan radical porque de lo contrario luego te arrepentirás. Al saber que vas a tener más horas libres en el día, aprovecha para planearte como vas a usar dicho tiempo y trata de sacar lo mejor del día para practicar tu actividad física diaria.

De esta manera, podrás quemar el exceso de grasa o calorías que vayas consumiendo en estas fechas y así evitar que tu cuerpo vaya acumulando más grasa de lo que se necesita. Si eres de las personas que apenas tiene tiempo para ir al gimnasio y poder dedícale el tiempo que quisieras, utiliza esos días libres de las Navidades para ejercitarte con un poco más de frecuencia y así conseguir que tus sesiones de entrenamiento sean un poco más largas de lo normal.

Esto no significa que debas pasarte eternas horas en el gym, más bien significa que si ibas al gimnasio normalmente dos o tres veces a la semana, ahora debes tratar de ir unas cuatro o cinco veces y que cada sesión sea un poco más larga de lo normal y sin obligarte a “estar por estar” en el gimnasio. Solo debes tratar de entrenar con intensidad e irte para tu casa cuando veas que ya has rendido lo suficiente.

El Gimnasio No Es La Única Opción Para Entrenar.

Está muy claro que el gimnasio es la principal opción a la hora de entrenarte pero en realidad no tiene porqué ser la única. En estas fechas de navidad por lo general no se dispone de ningún gimnasio cerca trabajando donde se pueda entrenar. Si tienes la suerte de encontrar un gym donde entrenar, es posible que las características del mismo no sean las mejores. Comúnmente los gym que trabajan en las navidades tienen poco material para entrenar, pocas máquinas, más personas de lo habitual o sus costos son muy elevados.

Entrenamientos opcionales

Cualquiera que sea el caso debes tratar de adaptarte a cada situación, tanto en los casos de que no encuentres ningún gimnasio, o que tu gym temporal deje mucho que desear o simplemente que quieras cambiar un poco la forma de entrenar durante esas vacaciones, puedes optar por otras elecciones como ejecutar algún tipo de actividad física al aire libre, lo malo de esto es que en esta época tiende a hacer frío impidiendo así muchas veces el salir a ejercitarte, fomentando de esta forma el sedentarismo, es por esta razón que no te puedes centrar en esa única opción y debes tener más alternativas.

Recuerda que debes estirar antes y después de emprender un trote y empezar corriendo muy suave para que tu cuerpo entre en calor y gradualmente puedas subir un poco el ritmo hasta llegar a encontrar el punto en el que te sientas cómodo y consigas correr a una intensidad alta como para que acabes quemando una cantidad de calorías buena y se reduzcan las posibilidades de que acumules grasa durante las vacaciones de navidad.

Trata de salir a correr unas tres o cuatro veces a la semana, hacerlo con un ritmo moderado en el que puedas disfrutar un mínimo de lo que estás haciendo y que consigas desconectarte un poco de todas las preocupaciones que rondan tu cabeza. Primeramente, no debe importarte la distancia que recorras ni el tiempo que empleas para cubrir dichas distancias pero lo que sí es importante es que corras un mínimo de tiempo para que consigas resultados efectivos, esto dependerá del gusto y la resistencia de cada persona.

Puedes salir a correr, andar en bicicleta, dar un paseo, hacer senderismo, hacer trekking, ascender caminos de montaña, realizar escaladas, apuntarte a unas clases de baile, aerobic, zumba o cualquier disciplina que este a la moda y que te guste.

Aprende A Controlar Las Comidas.

Si algo caracteriza a las vacaciones decembrinas es el hecho de que todos comemos más de lo que debemos en esta época del año. El inconveniente es que no sólo se come más, sino que se come peor pues se tiende a abusar de las carnes, los embutidos, los dulces, los fritos, las bebidas azucaradas y a menudo, de las bebidas alcohólicas.

También te recomendamos que leas . . . Esta Es la Mejor Rutina De Piernas y Glúteos Para Combatir La Celulitis.

Lo único que queda por hacer es tratar de aprovechar todo ese excedente calórico proveniente de las diferentes comidas y cenas que acumulas a lo largo de la Navidad, para así conseguir aumentar tu volumen muscular. Esto no te da licencia de comer todo lo que deseas pensando en que el entrenamiento será la solución definitiva, sino que debes tratar de comer de forma moderada y posteriormente, remates la faena quemando en el gym todo el excedente calórico ingerido.

Pasas de centrarte únicamente en minimizar la cantidad de calorías que ingieres a enfocarte más en transformar todo lo que ingieres en puros músculos ya que los músculos se construyen a partir de las grasas que sobran. Sabiendo esto, es lógico que te sientas menos estresado al hacer frente a un sinfín de comelonas y por comer cosas que tienes totalmente prohibidas.

Si entrenas periódicamente con pesas e intentas aumentar tu volumen muscular por medio de diferentes rutinas de entrenamientos y una buena alimentación, estas vacaciones pueden ser un real sueño ya que podrás comer más de la cuenta y no preocuparte tanto por ello. En las Navidades esto sucede de una forma casi que irremediable, así que ¿por qué alarmarse y estresarse cuando se puede sacar partido a esta situación? Solo debes reducir al mínimo los alimentos que contienen calorías vacías, racionar las porciones que comerás, respetar las proporciones a comer de los grupos alimenticios más importantes.

Opciones de entrenamiento

7 Pautas Recomendables A Seguir En Navidad.

Estas pautas no son obligatorias pero sí muy recomendables para seguir  no sólo durante las vacaciones de navidad, sino en general. Si consigues respetarlas, te sentirás mejor a nivel mental, físico y tu salud te lo agradecerá.

Pauta Nº Uno:

No te presentes ante una comida con el estómago vacío del todo. Es pura lógica, si las tripas te están rugiendo por llevar horas sin comer, es aún más probable que termines comiendo en exceso. Pero, si has comido algo más ligero un poco antes de la comida, podrás llegar a controlar mejor tu apetito y así vencer la tentación de querer comértelo todo en grandes cantidades.

También te recomendamos que leas . . . Una sencilla forma de calcular las calorías para que sepas cuantas necesitas según tus características.

En vacaciones también debes tratar de hacer al menos cinco comidas en el día, incluido las comidas del desayuno, el almuerzo y la merienda. Así impedirás llegar a las famosas comidas de Navidad con mucha hambre y lograrás controlarte de lo que comes o no comes.

Pauta Nº Dos:

Presta atención del tamaño de las porciones que comes. Es decir, intenta servirte una cantidad módica dentro de tu plato y más si se trata de alimentos que tengan un alto índice de grasas. En tal sentido, no olvides que debes respetar el orden de prioridad de los grupos alimenticios más significativos para tu organismo, prefiriendo los alimentos que sean proteicos y de carbohidratos los cuales deben acaparar por lo menos un 25 por ciento de tu ingesta diaria, asimismo las verduras y las frutas deben estar en un cincuenta por ciento de dicha ingesta.

Pauta Nº Tres:

No debes abusar de los condimentos, ni de las especias que le hechas a las comidas. Aquí se incluye la sal, el azúcar, el vinagre, el aceite y por supuesto, las distintas salsas. Por mucho sabor que tengan, no te harán ningún bien ya que no suelen tener valor nutricional alguno y sí un alto contenido de calorías.

Pauta Nº Cuatro:

Trata de comer alimentos que sean integrales, pues son muchos más sanos y ligeros en comparación con sus versiones normales, contienen una mayor cantidad de fibra que mejora el tránsito intestinal. Se incluye el pan integral, la el arroz integral, la pasta integral, las galletas integrales, etc.

Pauta Nº Cinco:

Trata de evitar los alimentos ricos en azucares como los dulces, los pasteles, los chocolates, las golosinas, los refrescos y las bebidas azucaradas en general, pues no son nada nutritivos y no te ayudaran a construir músculos, en todo caso lo único que originarte son problemas de obesidad, diabetes, entre otros.

 Pauta Nº Seis:

Huye de las calorías vacías de las bebidas alcohólicas, zumos industriales y refrescos. Pues suponen una alta ingesta de calorías que no sirven para absolutamente nada bueno, por lo que es mejor beber agua y guardar espacio para las calorías que sí valen la pena. Un truco para que comas menos suele ser tomar un buen vaso de agua justo antes de cada comida, lo que te provocara que tengas una mayor sensación de hinchazón en el estómago y acabes comiendo menos alimentos.

Pauta Nº Siete:

Ya que la carne es el plato estrella de las comidas en navidad, trata de comer una buena cantidad para que consigas las proteínas que necesitas para desarrollar tus músculos. Eso sí, no todas las carnes son iguales de buenas para conseguir tu propósito: es preferible que comas carnes magras pues tienen menos grasas y una gran cantidad de proteínas.

Las carnes rojas como la del vacuno o del porcino tienen una gran proporción de Hierro y Creatina, elementos sumamente importantes para la ganancia muscular pero también poseen más colesterol y grasas que terminan siendo perjudiciales. Las mejores carnes son las carnes blancas como el pavo, las aves de caza y el pollo.

También te recomendamos que leas . . . ¿Cuántas Calorías Se Necesitan Para Construir Músculos?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.