8 Razones Seguras Por Las Que Tu Entrenamiento No Está Funcionando

0
411

Todos sabemos lo fantástico que es trabajar para mejorar la salud y el físico. Pero, ¿qué sucede cuando los entrenamientos no están dando los resultados que se desean? ¿O no se está consiguiendo los resultados que se piensan que debes conseguir? Mientras que cualquier tipo de actividad física es buena, algunos planes de entrenamiento son mejores que otros y, como se puede sospechar, muchos otros factores entran en juego al intentar bajar de peso y tonificar la masa muscular.

Así que, si tu entrenamiento no está funcionando para ti, una de las siguientes ocho razones podría ser la culpa. ¡Descubre cómo darle la vuelta a tu plan de entrenamiento y obtener los resultados que te mereces!

8 Razones Seguras Por Las Que Tu Entrenamiento No Está Funcionando

Razón Nº Uno. No Estás Entrenando Lo Suficiente.

Si has estado haciendo ejercicio constantemente durante varias semanas, meses o años, definitivamente es el momento de aumentar la intensidad y comenzar a empujarte a ti mismo. A medida que trabajas más y más, tu cuerpo se adapta y se vuelve más eficiente al hacer esa actividad.

Esto significa que con el tiempo, el entrenamiento de treinta minutos que fue difícil para ti hace tres meses no proporcionara los mismos resultados. De hecho, en realidad estarás quemando menos calorías y tu cuerpo ya no cambiara si sigues haciendo lo mismo.

no estrenas lo suficiente

¿Cuál Sería El Remedio?

Para obtener resultados del ejercicio, tienes que empujarte regularmente más allá de tu zona de confort físico. Ya sea que aumentes la frecuencia, intensidad o duración de tus entrenamientos, debes poner todo tu empeño por cambiarlo.

¿No estás seguro por dónde empezar? Trata de añadir un día extra de cardio en tu rutina, probando una nueva clase de ejercicios en grupo en el gimnasio, agregando otro lazo alrededor de tu pista de caminar, o golpeando la inclinación y la velocidad en la cinta de correr. Recuerda, cuando se trata del ejercicio, el cambio es bueno y ese cambio debe ser un reto!

Razón Nº Dos. Estás Entrenando Demasiado Duro.

Sí, en realidad puedes estar entrenando muy duro y demasiado. Si eres alguien que lo da todo por el todo en cada entrenamiento, o rara vez nunca tomas un día libre para descansar, entonces podrías romper realmente tus músculos y mantenerlos abajo en vez de construirlos. Si siempre te sientes cansado y dolorido, tienes dolores de cabeza inexplicables, insomnio o simplemente una falta general de motivación y una incapacidad para completar tus entrenamientos, puedes estar bajo un sobre- entrenamiento.

¿Cuál Sería El Remedio?

Tómate de tres a cinco días de descanso por completo. Puede ser difícil para ti hacer esto, pero sepa que debes permitir que tu cuerpo tenga el tiempo que necesita para descansar y recuperarse. Dormir cada noche y consumir alimentos que sean sanos y nutritivos.

A continuación, lentamente podrás volver a tu rutina, haciéndolas más cortas, los entrenamientos menos intensos deberán ser parte de tu plan de entrenamiento. ¡Y recuerda tomar siempre uno a dos descansos o días fáciles de recuperación activos a la semana!

Razón Nº Tres. No Has Cambiado Tu Dieta O Plan De Alimentación.

El ejercicio es impresionante para ver resultados corporales, pero si no estás comiendo una dieta nutritiva con el número apropiado de calorías para la gerencia del peso, podrías tirar todo lo que estás haciendo por la borda, en realidad nada valdrían la pena. Una nutrición adecuada alimenta tus entrenamientos, pero comer demasiado también podría aumentarte de peso (o perjudicar tus esfuerzos de pérdida de peso), por otro lado,  comer muy poco, hará que no tengas suficiente energía para ejecutar tus ejercicios.

¿Cuál Sería El Remedio?

Si no puedes ver los músculos que estás tratando de construir, empieza a revisar tus alimentos para ver cuántas calorías estás comiendo en el día. Si estás comiendo regularmente más de lo que deberías (sólo toma un extra de cien calorías al día para ganar una libra extra al mes), a continuación, intenta elegir versiones bajas en calorías de tus alimentos favoritos y disminuye lentamente tu ingesta calórica hasta que esté en el nivel correcto!

Por el otro lado de eso, si encuentras que estás comiendo demasiadas pocas calorías, también podrías hacer más lento tu metabolismo y dejarlo drenado en el gimnasio. Descubre cuántas calorías necesitas para controlar tu peso.

Razón Nº Cuatro. Sólo Estás Haciendo Ejercicios De Cardio.

Sí, el cardio es importante para la quema de calorías, pero un plan de ejercicio adecuado incluye ejercicios de cardio, entrenamiento de fuerza y ​​flexibilidad. Si estás haciendo ejercicios de cardio, entonces lo que activaras será la quema de calorías y el fortalecimiento de tu sistema cardiovascular, pero en realidad no activaras tu composición corporal mediante la construcción de más músculo. Para eso necesitas entrenamiento de fuerza!

¿Cuál Sería El Remedio?

Levantar pesos o hacer ejercicios de peso corporal, como paradas y flexiones, al menos dos veces por semana para cosechar los increíbles beneficios del entrenamiento de resistencia; incluyendo disminución de grasa corporal, aumento de la masa muscular y densidad ósea más fuerte.

Para los fans de cardio hardcore, también puede probar kettlebell entrenamiento o circuito de formación, que es como conseguir una fuerza y ​​entrenamiento cardiovascular al mismo tiempo!

Razón Nº Cinco. Te Recompensas Con Comida Que No Debes.

¿Te permites tener ese pedazo extra de pizza o pedir ese postre al cenar fuera porque has “ido al gimnasio” antes? Si es así, puede estar deshaciendo todo lo que has logrado con dieta y entrenamiento en el gimnasio, retrocederás el efecto de buena quema de calorías con demasiadas golosinas.

¿Cuál Sería El Remedio?

Familiarizarte con el contenido de calorías de tus comidas favoritas y averiguar cuántas calorías realmente estás quemando a través del ejercicio. Recuerda que mientras que puedes haber corrido tres millas en el gimnasio, sólo quemaras trecientas calorías, que no es casi equivalente al recuento de calorías en ese helado de brownie que comiste más tarde.

También te recomendamos que leas . . . 5 Ejercicios Para Perder Grasa Abdominal y Reducir la Cintura.

Concéntrate en cómo el buen ejercicio te hará sentir en lugar de lo que te permites comer después; y elige los alimentos que alimentan tus entrenamientos, en lugar de lo contrario.

Razón Nº Seis. Estás Esperando Los Resultados Demasiado Pronto.

Lamentablemente, los resultados no ocurren de la noche a la mañana. Se necesita tiempo y consistencia para ponerse en forma a largo plazo. Pero, ¿cuántos de nosotros decidimos que vamos a ponernos en forma y luego obtenemos totalmente lo contrario, pasar horas en el gimnasio sólo para encontrarnos cansados, adoloridos y no más delgados después de una semana o dos?

Esperar resultados muy rápido

¿Cuál Sería El Remedio?

Debes llenarte de mucha paciencia. Recuerda que estás creando un cambio de estilo de vida que puede mantenerse durante el resto de tu vida. Si bien puedes tener la tentación de empezar a hacer entrenamientos extra largos y/ o muy duros, no es lo mejor para hacer.

Construye tus rutinas de entrenamientos de poco a más, es decir, ir poco a poco hasta que puedas hacer esos entrenamientos difíciles gradualmente conforme pasan las semanas. Esto no sólo evitará lesiones y le dará a tu cuerpo más tiempo para adaptarse y cambiar, sino que también le dará a tu vida hábitos en el tiempo para cambiar permanentemente!

Razón Nº Siete. Estas Irrespetando El Descanso Del Sueño Para Generar Buenos Efectos De Los Entrenamientos.

Todos estamos tan ocupados en estos días, y a veces la única hora de entrenar parece ser temprano en la mañana, incluso si te has acostado a dormir tarde en la noche. Sin embargo, el intercambio regular de sueño para los entrenamientos puede dificultar seriamente tu pérdida de peso, ya que el sueño desencadena una serie de hormonas que influyen en los antojos y una tendencia al aumento de peso.

Además, demasiadas noches sin dormir te dejará cansado y desenfocado para tus entrenamientos, lo que significa que no obtendrás mucho de tus esfuerzos. ¿Y sabías que dormir es una parte muy necesaria de un plan de acondicionamiento físico, ya que una gran cantidad de recuperación y reparación sucede mientras descansas cada noche? También podría dar lugar a síntomas de un sobre- entrenamiento.

¿Cuál Sería El Remedio?

Comienza a programar tu sueño y tus entrenamientos y trata ambos como citas irrompibles. A continuación, comienza a apegarte a un buen plan de sueño y descanso como un desafío para sacar el máximo provecho de los ejercicios.

Pero si estás cambiando regularmente tu tiempo de sueño o descanso por una sesión de sudor, podrías estar haciéndote más daño a largo plazo que un bien. El sueño o un buen descanso debe estar en primer lugar, incluso antes de hacer ejercicios.

Razón Nº Ocho. Tienes Un Hábito De Estar Sentado Durante Casi Todo El Día.

Es posible que tengas un empleo en el que te obligues a estar sentado regularmente, pero si es así, debes tomar en cuenta qué es lo que haces el resto del día! Si este es tu caso, debes planificarte una sesión de ejercicio sólida y en tus tiempos libres evitar por todos los medios permanecer sentado en un salón o en un sillón simplemente mirando la televisión, si no pones de tu parte, podrás estar deshaciendo todo tu trabajo duro en el gimnasio.

Además, hay una serie de nuevos estudios que dicen que estar demasiado tiempo sentado puede ser malo para la salud y para la cintura, incluso si te ejercitas durante el día.

¿Cuál Sería El Remedio?

Trata de hacer más actividades en todas las áreas de su vida, dar un paseo después de la cena, elegir estar de pie cuando sea posible, tomar las escaleras, estacionar tu coche más lejos y reemplazar tu tiempo de televisión para una relajación más activa jugando con tu perro por ejemplo.

Además, si tu trabajo requiere que te sientas delante de una computadora todo el día, configura un temporizador para que emita un pitido cada media hora para recordarte que debes levantarte, estirarte y hacer una vuelta rápida alrededor de la oficina.

Si no estás viendo los resultados que deseas, entonces puedes ser culpable de más de uno de los errores anteriores que ya hemos descrito. Sigue estos consejos para sentirte mejor, tener más energía y obtener los resultados de entrenamiento que deseas y mereces!

¿Qué Le Sucede A Tu Cuerpo Cuando Deja De Trabajar Durante 2 Semanas?

Ya sea que hayas estado viajando, centrándote en tu familia, o pasando por una temporada ocupada en el trabajo, dos semanas fuera del gimnasio tiene su peaje no sólo en tus músculos, sino también tu rendimiento, el cerebro y el sueño. Aquí es cuando y donde verás el mayor daño. La mayoría de los expertos están de acuerdo en que después de dos semanas, estás en problemas si no vuelve al gimnasio.

También te recomendamos que leas . . . La Rutina Weider de 5 días para obtener músculos poderosos.

En el punto de dos semanas sin hacer ejercicio, hay una multitud de marcadores fisiológicos que, naturalmente, revelan una reducción del nivel de condición física. Después de todo, a pesar de todas tus habilidades, el cuerpo humano (incluso el cuerpo humano apto) es un sistema muy sensible y los cambios fisiológicos (fuerza muscular o una mayor base aeróbica) que surgen a través del entrenamiento simplemente desaparecerán si la carga de entrenamiento disminuye.

Dejar de entrenar

Dado que la demanda de entrenamiento no está presente, tu cuerpo no tendrá nada para adaptarse a, y simplemente se resbalara hacia la línea de base. Por supuesto, la cantidad y la rapidez con la que te degradaras dependerán de una serie de factores como la forma en que estás, tu edad, y la duración de sudoración que ha sido un hábito.

No dejes que llegue a ese punto. La comprensión de lo que está sucediendo debajo de tu piel después de aproximadamente dos semanas de sobrecarga de descanso será la motivación inmediata para moverte de nuevo.

Los Signos Visibles De Dos Semanas De Descanso.

Muchos signos de des- condicionamiento no siempre son físicamente visibles a simple vista, pero se debe esperar una pérdida de masa muscular y tamaño y la acumulación de grasa corporal, dice Tom Holland, C.S.C.S., un fisiólogo del ejercicio. Si no haces ningún cambio en tu dieta, podrías ganar unas pocas libras en este período de tiempo.

  • En Los Músculos.

Una disminución considerable en la masa muscular, tamaño capilar y densidad; densidad ósea; flexibilidad; Y el flujo sanguíneo general y la producción de energía son todos los efectos secundarios de convertirse en un individuo sedentario.

¿Qué Está Pasando?

A medida que las fibras musculares se dan cuenta de que no necesitan almacenar energía, almacenarán menos glucógeno, lo que conduce a algo llamado atrofia (o el encogimiento de las fibras musculares). Cuando las fibras musculares se contraen, necesitan más estímulos para contraerse. Así que tendrás que trabajar más duro para ver los resultados.

  • En El Sistema Aeróbico.

La aptitud aeróbica y la resistencia disminuyen mucho más rápido que la masa muscular, es el factor de rendimiento que se reduce más rápidamente. Fisiológicamente, los cambios son duros.

El volumen de tracción (la cantidad de sangre bombeada fuera del corazón al cuerpo) reduce, el tamaño de las mitocondrias (las plantas de energía dentro de una célula, vinculado a la salud de la aptitud) se reducen en casi el 50 por ciento, el ritmo cardíaco aumenta y la velocidad máxima o el volumen máximo de oxígeno que un atleta puede usar (un patrón oro de aptitud física) disminuye alrededor de un por ciento al día.

Disminución de la resistencia

  • En Tu Cerebro.

Tanto el entrenamiento aeróbico como el de fuerza aumentan el factor neurotrófico derivado del neurotransmisor (BDNF), que ayuda a promover el crecimiento de nuevas células cerebrales y mejora las conexiones entre las existentes. Algunas investigaciones incluso vinculan los niveles bajos de BDNF con la depresión. “Esto hace que el ejercicio sea una parte importante del mantenimiento de la función cognitiva”

Los niveles de dopamina también disminuyen a medida que tus días en el gimnasio se convierten en una cosa del pasado, lo que puede hacerte más ansioso y fatigado. Esto se alimenta de la motivación, si estás cansado y estresado puedes evitar el gimnasio, creando un círculo vicioso. “Cuanto más largo es el tiempo libre, más difícil es que la gente vuelva a empezar”.

  • En Tu Sueño.

Debido a que el ejercicio coloca el estrés metabólico (o energético) y mecánico en el tejido muscular, puede ayudar a promover un buen sueño. Después de todo, es en los ciclos profundos de sueño REM que tu cuerpo produce hormonas (como la hormona del crecimiento y la testosterona) para reparar el tejido muscular dañado durante el ejercicio.

“La falta de ejercicio conducirá a mayores niveles de energía en el cuerpo y reducirá la necesidad de un sueño profundo, lo que podría conducir a un sueño inquieto o insuficiente”.

También te recomendamos que leas . . . Dieta culturista efectiva para definicion y secado de competición

Loading...
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here