6 Suplementos para Mantener un Corazón Sano

Todos queremos mantener nuestro corazón sano, y por eso, aquí te enseñamos la mejor manera de lograrlos con estos 6 suplementos para mantener un corazón sano.

Febrero fue el Mes del Corazón para los Americanos y este mes, un gran momento para lo que tú puedes hacer para proteger tu corazón. Todo esto es a base de una dieta saludable, una buena cantidad de ejercicios, y el consumo regular de los suplementos correctos.

Las enfermedades cardiovasculares (ACV) continúan siendo la causa número uno de las muertes a nivel mundial. Los médicos recomiendan continuamente a sus paciente comer bien y hacer una buena cantidad de ejercicios. Así mismo, muchos médicos prescriben a sus pacientes medicinas para el corazón, que en la mayoría de los casos son muy costosas, y se asocian con frecuencia a efectos secundarios no deseados.

Los suplementos dietéticos pueden a menudo ser potentes, y por ello, accesibles y, además, una magnífica arma de pelea contra un posible ACV. Después del Mes Nacional del Corazón, sería un gran momento para averiguar si te gustaría beneficiarte añadiendo suplementos saludables para tu corazón.

Suplementos para Mantener un Corazón Sano

También te puede interesar leer: ¿El Consumo De Alcohol Limita El Potencial De Crecimiento De Los Músculos?

He aquí algunos de los mejores de esos suplementos para mantener un corazón sano.

1.     Tiamina (Vitamina B-1)

Referida a veces como la vitamina ‘’Anti-Estrés”, la tiamina juega un muy importante rol en fortalecer el sistema inmunológico de tu organismo y fortaleciendo las habilidades de tu cuerpo para luchar contra el estrés. La tiamina también te ayuda a fortalecer los músculos de tu corazón haciéndolos más elásticos y a trabajar más suavemente, de manera tal que tu corazón pueda bombear a su máxima eficiencia.

Un estudio realizado en 2012 a pacientes con fallas crónicas del corazón, dio como resultado que el uso de la tiamina mejoró la función cardíaca de los pacientes en solamente cuatro semanas. Si tu dieta es baja en consumo de carne, productos lácteos, o granos fortificados con vitamina B-1, mantén tu corazón saludable suplementándolo con un polivitamínico que contenga cerca de 100 miligramos de tiamina.

2.Magnesio

Los más altos niveles de magnesio en tu organismo se encuentran en tu corazón, por lo tanto no es ninguna sorpresa deducir que los bajos niveles de magnesio están estrechamente ligados a enfermedades cardiovasculares. Un estudio de los datos de más de 500.000 participantes demostró que todos aquellos que consumieron mayor cantidad de magnesio tuvieron menos riesgo de desarrollar ateroesclerosis, hipertensión, y enfermedades cardíacas.

Tú puedes obtener magnesio en comidas como granos enteros, nueces y vegetales. Pero los estudios de investigación sugieren que la mayoría de las personas no obtienen una cantidad suficiente en su dieta normal. Por lo tanto si tomas un suplemento diario de magnesio equivalente a 400-800 miligramos, puedes tener por seguro que tu corazón obtiene la cantidad necesaria de magnesio para trabajar en óptimas condiciones.

3. Coenzima Q10 (CoQ10)

Encontrada en casi todas las células de tu cuerpo, la vitamina coenzima Q10 ayuda d convertir la comida en energía utilizable. La coenzima actúa también como un poderoso antioxidante, protegiendo tu corazón contra potenciales daños causados durante largos períodos de alto estrés.

Tu cuerpo produce de manera natural pequeñas cantidades de CoQ10.  Pero esta capacidad disminuye a medida que vas envejeciendo, por lo tanto si tomas algún suplemento, puedes ayudar a prevenir la aparición de una enfermedad del cardiovascular. Ya que todavía hace falta realizar muchos estudios en esta materia, se recomienda tomar diariamente como suplemento una cantidad de 100-200 miligramos  de CoQ10, para poder compensar el nivel y declive natural de producción de esa vitamina para mantener un corazón sano.

4. Té Verde

Las potentes propiedades antioxidantes de los polifenoles (un exótico nombre para el Té Verde) ayudan a reducir el daño de los radicales libres a las células. Los polifenoles también inhiben el desarrollo de placas en las paredes de las arterias, decreciendo potencialmente los riesgos de infartos al miocardio y ataques cerebrovasculares. Si no eres de esas personas que tomarías tres o más tazas de té verde al día, supleméntalo entonces con 300-400 miligramos de extracto de té verde, lo cual producirá los mismos beneficios.

5. Omega-3s

Tú probablemente has oído hablar de dos ácidos grasos omega-3, EPA y DHA, que son buenos para tu salud—especialmente para el bienestar de tu corazón. Esto es debido, en parte, a que estos ácidos tienen la capacidad de reducir el crecimiento y acumulación de placas en las arterias y a que mantienen una presión sanguínea saludable. El problema con la mayoría de las dietas americanas es que ella no tienen suficiente omega-3 y demasiado omega-6, lo cual puede incrementar el riesgo de inflamación y enfermedades cardíacas. Una relación saludable de omega-6 a omega-3 debe estar cerca de 2:1. Si tú no estás comiendo suficiente pescado grasoso, al menos dos veces por semana, entonces considera la posibilidad de complementar con 5600 miligramos de EPA y DHA para proteger tu corazón

6. Remolacha

Los nitratos son grandiosos. Ellos pueden mejorar el rendimiento de tus ejercicios. Los nitratos pueden ayudar a darle más consistencia a tus músculos y, por supuesto, mejor apariencia. Y, además, los nitratos pueden ayudar a reducir la presión arterial, a la vez que mejorar y mantener la salud de tu corazón.

El jugo de remolacha es una de las fuentes dietéticas más ricas en nitratos y ha sido demostrado en múltiples estudios que también sirve para bajar la presión arterial en adultos saludables. Hacer que los alimentos con alto contenido de nitratos formen parte de tu dieta diaria, puede ser suficiente para reducir el riesgo de hipertensión, enfermedades del corazón y ataques cerebrovasculares. Solamente para estar seguro, date la oportunidad de suplementar tu dieta con apenas 100 miligramos de extracto de remolacha por día.

Antes de irte, puede que te interese leer también: 7 Tácticas Para La Temporada De Carga Para Construir Músculos Y No Grasa.

Referencias

  1. Schoenenberger, A. W., Schoenenberger-Berzins, R., Der Maur, C. A., Suter, P. M., Vergopoulos, A., & Erne, P. (2012). Thiamine supplementation in symptomatic chronic heart failure: a randomized, double-blind, placebo-controlled, cross-over pilot study. Clinical Research in Cardiology, 101(3), 159-164.
  2. Qu, X., Jin, F., Hao, Y., Li, H., Tang, T., Wang, H., … & Dai, K. (2013). Magnesium and the risk of cardiovascular events: a meta-analysis of prospective cohort studies. PloS One, 8(3), e57720.
  3. Sharma, A., Fonarow, G. C., Butler, J., Ezekowitz, J. A., & Felker, G. M. (2016). Coenzyme Q10 and Heart Failure. Circulation: Heart Failure, 9(4), e002639.
  4. Kumar, A., Kaur, H., Devi, P., & Mohan, V. (2009). Role of coenzyme Q10 (CoQ10) in cardiac disease, hypertension and Meniere-like syndrome. Pharmacology & Therapeutics, 124(3), 259-268.
  5. Gao, L., Mao, Q., Cao, J., Wang, Y., Zhou, X., & Fan, L. (2012). Effects of coenzyme Q10 on vascular endothelial function in humans: a meta-analysis of randomized controlled trials. Atherosclerosis, 221(2), 311-316.
  6. Harris, W. S., Miller, M., Tighe, A. P., Davidson, M. H., & Schaefer, E. J. (2008). Omega-3 fatty acids and coronary heart disease risk: clinical and mechanistic perspectives. Atherosclerosis, 197(1), 12-24.
  7. Del Gobbo, Liana C., et al. “Omega-3 Polyunsaturated Fatty Acid Biomarkers and Coronary Heart Disease: Pooling Project of 19 Cohort Studies.” JAMA Internal Medicine 176.8(2016): 1155-1166.
  8. Hobbs, D. A., Kaffa, N., George, T. W., Methven, L., & Lovegrove, J. A. (2012). Blood pressure-lowering effects of beetroot juice and novel beetroot-enriched bread products in normotensive male subjects. British Journal of Nutrition, 108(11), 2066-2074.
  9. Coles, L. T., & Clifton, P. M. (2012). Effect of beetroot juice on lowering blood pressure in free-living, disease-free adults: a randomized, placebo-controlled trial. Nutrition Journal, 11(1), 106.

Fuente: bodybuilding.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.