3 Maneras de Buscar y Destruir Calorías No Deseadas

Para perder peso satisfactoriamente, tú necesitas un plan hermético de la comida que no permita que las calorías se cuelen a través de las grietas. ¡Haz estos 3 cambios a tu dieta diaria, y dile adiós a tus calorías no deseadas!

La regla de oro para perder peso es sencilla: Para perder peso, consume menos calorías de las que tú quemas. Pero hasta los mejores planes establecidos pueden fallar debido a las calorías no deseadas y no contabilizadas que se encuentran en comidas cocinadas y a la hidratación durante el día.

Dependiendo de los métodos de cocina empleados y a las bebidas que tú seleccionas, tú puedes, ignorándolo, añadir cientos de calorías cada día a tu dieta cuidadosamente controlada de otra manera. ¡No es de extrañar que no estés viendo el tipo de progreso que esperas!

calorías no deseadas

También te puede interesar leer: Las 5 Claves Para Una Dieta Vegetariana Sólida. Desarrolla Músculos Mejorando Tu Salud

Aquí tienes tres maneras a escoger sabiamente para evitar esas calorías no deseadas.

1. No cocines como la abuela

Una de las razones por las que la cocina de la Abuela sabe tan sabrosa es que ella no le teme al uso del aceite o la mantequilla. Ella cubre la sartén con eso. Ella le añade eso a la receta. Ella hasta añade eso como un topping. ¡No es de extrañar que sus “saludables” judías verdes terminen agregando cientos de calorías a su comida!

Claro, las grasas insaturadas, “saludables” en aceites como aceite de oliva, canola y aguacate y las grasas saturadas en la mantequilla y el aceite de coco tienen su lugar en tu dieta. Ellos juegan un papel muy importante en tu físico y en el desempeño de tus metas—pero no cuando ellos te ponen en conflicto con esa regla de oro de pérdida de peso.

Un estudio de la Revista de la Ciencia de la Carne (Journal of Meat Science) encontró que una hamburguesa baja en grasa (90/10) perdió medio gramo de grasa cuando la asaron pero ganó 3,5 gramos cuando la cocinaron en aceite vegetal. Si estás cocinando múltiples comidas en aceite, tú estás añadiendo cientos de calorías adicionales a tu dieta diaria.

calorías indeseadas

Solución: En lugar de añadir aceite o mantequilla durante el proceso de cocción, usa un aerosol para cocinar sin grasa. O dale sabor a tu plato con tus hierbas y especias favoritas en lugar de mantequilla.

Promedio de Calorías Salvadas: 100-300

2. Mantén tu café con la apariencia y sabor a café

Todos sabemos que el café es ampliamente popular en los Estados Unidos y muchos lugares del mundo. Pero no es el café el que es un problema: son los aditivos—los edulcorantes, las cremas y los sabores artificiales los que convierten una taza de café en un batido estilo Joe.

Mira el menú de tu cafetería local, por ejemplo, y notarás que la mayoría de la mayoría de las opciones de bebidas comienzan no en 5 calorías sino en 300 calorías por porciones de 16 onzas. Estas terroríficas bebidas dulces hacen más que añadir calorías: Igual que todas las comidas ricas en azúcar, ellas también te ponen más hambriento.

destruir calorías no deseadas

Solución: Ponte en contacto de nuevo con café verdadero y tómalo negro, con un chorrito de leche, o con edulcorantes y cremas bajos en calorías.

Promedio de Calorías Salvadas: 200

3. Evita las calorías no deseadas del azúcar de lata

¿Cuál es el daño en refrescarte con una soda, limonada o té dulce? Bueno, el daño es que el alto contenido de azúcar (más de 50 gramos por botella) de esas bebidas puede causar un aumento rápido de azúcar en la sangre, requiriendo una cuantiosa secreción de insulina. Y esto no es bueno.

Cuando tú consumes rápido grandes cantidades de azúcar, la glucosa producida va directamente al torrente sanguíneo y te proporciona una energía rápida. Pero toda la glucosa desencadena la liberación de insulina, la cual rápidamente la introduce en el torrente sanguíneo y en el almacén. Esto puede causar una rápida caída en tus niveles de glucosa en la sangre. Y este ciclo de energía alta y energía baja se puede tornar en vicio.

El resultado final es que tú sientas fatiga y hambre justo a 10-15 minutos después de haber tomado la bebida, por lo tanto tú buscarás algo para impulsar tu energía nuevamente. Pero en lugar de buscar zanahorias, las posibilidades son que tu conseguirás alguna bebida cargada de carbohidratos o una merienda. ¿Por qué? Tu cerebro lagarto los reconoce como una fuente de energía inmediatamente disponible.

evita las calorías no deseadas

Solución: Busca una serie de bebidas libres de calorías que te ayuden a mantenerte hidratado a medida que luchas para lograr tus metas físicas. Además de agua, considera sodas de dieta, bebidas endulzadas artificialmente, o aminoácidos de marca de cadena. Estas alternativas te ayudarán a romper con la monotonía del agua mientras te ayudan a mantener tus calorías (y tu apetito) en orden.

Promedio de Calorías Salvadas: 200

Antes de irte, te recomiendo que leas también: Los 4 Obstáculos que Cada Persona Fitness Debe Superar Para Tener Éxito en su Dieta

Referencias

  1. Sheard, P.R., Nute, G.R. & Chappell, A.G. (1998). The Effect of Cooking on the Chemical Composition of Meat Products with Special Reference to Fat Loss. Journal of Meat Science, 49(2), 175-191.

Fuente: Bodybuilding.com

Loading...

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.